Mi Grito Ahogado

 

 

“No quiero gritar pero el silencio me hace mal…”

 

Un grito desesperado se genera dentro de mí, se expande por todo mi cuerpo y hace resonancia en  mi cabeza. Un grito de frustración, ira, dolor, odio, desesperanza, desamor, soledad… mi cuerpo ya no lo soporta,  no puede acallar más ese grito, pero la razón y la lógica me aconsejan el silencio y luego, en uno de esos momentos topes de tu vida, en los que sientes que ya has sobrepasado todos lo limites posibles e imposibles, el grito ahogado se revela en una lágrima solitaria y callada, una lágrima que va silenciosa recorriendo mi rostro hasta que cae y se pierde en las fronteras de mi cuerpo… luego llega otra lágrima, y recorre el mismo trayecto que la primera, luego otra  y otra y otra más hasta convertirse en un llanto imparable… silencioso… pero imparable…   

 

 “El mar se llenara con mis lagrimas…”

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: