Esa Noche

 

 

Anoche estuve largo rato  sentada donde tantas veces yo esperaba tu llegada y donde durábamos largo rato juntos, bajo la mirada cómplice de una noche fresca.  Era allí donde tus besos me enamoraban más de  ti y cada una de tus embriagadoras caricias me encendían, allí donde tantas veces decías que me querías, que estabas loco por mi,  que no querías irte de mi lado, yo odiaba el momento en el que ya tenias que marcharte, ahora yo me pregunto: ¿en verdad sentías algo por mi en esos momentos? ¿Eran sinceras tus palabras y tus besos y tus caricias? Hay veces que quisiera enfrentarte y exigir una respuesta, pero me contengo por que cada de las palabras que salen de tu boca me saben a mentira. ¿Como pudo terminar tan mal algo que comenzó tan bien?

Mi vida cambio totalmente desde tu llegada. Tú ya no estas conmigo, pero no puedo evitar pensar cómo hubieran sido estas navidades contigo a mi lado, y el fin de año, ¿Cómo  lo hubiéramos pasado? ¿Cómo hubieran sido esas fiestas que ahora frecuentamos tan solo como amigos?

Mientras estaba sentada ahí, bajo la noche, me asaltaron las lágrimas, pues todas las veces que estuve así sentada era en espera de ti, pero no esa noche, esa noche no esperaba nada, pero de repente me imagine que tu llegabas y me decías: “tome la decisión de volver para quedarme contigo”, me asaltaron las lágrimas a tal punto que sentí que era real que eso pasaba y me imaginaba llorando por que yo había soñado que eso  sucedió y que se había materializado, pero no…  nada ocurrió… yo seguí sola con mis dudas y con este sentimiento que aun no he podido arrancar de mi.

Realmente todo me acuerda a ti: Esas largas noches que pasábamos fuera del edificio, la sala donde tantas otras noches nos quedábamos y tu me acariciabas y me besabas a tal punto de llevarme a la locura…

Me he quedado varada, varada en ti, varada  en el tiempo e el que fui feliz contigo. Todavía me emociono  al verte todos los días, mi corazón da un vuelco cuando mencionan tu nombre o hablan de ti, me impresiono cuando de repente llegas y me saludas con un intenso beso en la mejilla, ¿verdad que te diviertes mucho jugando conmigo? Que ilusa al esperar algún gesto, un cambio, una respuesta de parte tuya, nunca imagine que este seria mi caso pero que gran ironía: yo que me muero por ti y tú te mueres por otra…

 

By… Me

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: